“El Stratoport es una de las piezas del puzle para diversificar la economía de Canarias”

El doctor Israel Quintanilla es profesor en Geomática e Ingeniería Aeroespacial por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). También es director del Máster Universitario en Sistemas Aéreos No Tripulados y presidente de la Comisión de Sistemas Aéreos No Tripulados (COSIDANT) de la UPV y el contacto de la UPV de la Red Europea de Stakeholders U-space. Todo un experto del mundo de los drones que, además, es asesor del Parque Tecnológico de Fuerteventura.

¿Por qué colabora con esta iniciativa en Fuerteventura?

Conocí a Eduardo Pereira, gerente del Parque Tecnológico, después de una de mis conferencias. Se acercó y me comentó todo lo que se está moviendo en la isla y lo que trata de conseguir. Cuando me contó lo que buscaba con el programa Canarias Geo Innovation Programa 20230 y me ofreció la oportunidad de colaborar no dudé ni un segundo.

A través de Canarias Geo Innovation Programa 20230 está prevista la construcción del conocido como estratopuerto. ¿Para qué sirve esta infraestructura?

Sí. Canarias Stratoport for HAPS & UAS es de las piezas del puzle con las que se busca la diversificación de la economía regional. Esta infraestructura, cofinanciada con fondos FEDER 2016-2020, funciona de forma similar a un aeropuerto. En vez de aterrizar y despegar aviones lo que aterrizan y despegan -además de otras tareas- son pseudosatétiles, también conocidos como High Altitude Pseudo Satellites o HAPS. Los HAPS son aviones sin piloto y que vuelan por encima de la aviación tripulada, a unos 20 kilómetros. Estos vehículos tendrán cámaras y sensores que permitirán observar la tierra y ofrecer informaciones muy valiosas.

¿Qué se hará con la información que recolectan estos drones?

Bajo el paraguas del Canarias Geo Innovation Program existe otro proyecto que se llama International Smart for Security & Emergencies Center, más conocido como centro ISSEC. Su función será analizar toda la información que recaben los sistemas y sensores que se incorporen en los drones y los HAPS.

¿Y esto qué clase de utilidades tiene?

Se ha consultado al gobierno de Canarias, a las administraciones públicas y a las consejerías dependientes qué problemas podrían resolverse mediante los vuelos de drones y los pseudosatélites. Entonces acordamos una serie de soluciones que se dividieron en paquetes. Uno de estos paquetes tiene que ver con la biodiversidad y la vigilancia perimetral, por ejemplo, del complejo de Zurita. Otro paquete engloba el medio costero y su monitorización. Otro es el control de espacios naturales, como la vigilancia de la presión de personas en Isla de Lobos o el control pesquero en Corralejo. También estamos hablando de transporte logístico de material sanitario entre islas y la propia Fuerteventura. Hacer este transporte es mucho más rápido, menos contaminante y más efectivo con drones que con los medios actuales. Y no digo que los drones vayan a desplazar a las furgonetas y a los barcos, sino que se van a integrar en las tecnologías ya existentes.

¿Tendremos que esperar demasiado para ver estos desarrollos?

Estamos en un momento en el que la tecnología ya está preparada para realizar este tipo de acciones y la normativa también lo permite. En la Unión Europea esto está regulado desde el año 2021, y en enero de 2023 salió una nueva normativa para seguir desarrollando este tema. Por lo que estamos en la fase de empezar a explotar esta tecnología. Sin ir más lejos, está previsto que Canarias Stratoport sea una realidad a finales de este año y en el primer semestre de 2024 realizar las primeras pruebas desde la citada infraestructura.